Adaptarse o morir

tiendas

El comercio ha cambiado notoriamente en la última década. Los pequeños comercios que viven de las ventas en menudeo han tenido que evolucionar su forma de vender o apostar por la lealtad de sus clientes, sin embargo esta última opción solo la poseen aquellas tiendas con muchos años de tradición y a pesar de ello no es seguro mantener las ventas.

Los clientes han abandonado las calles y han optado por comprar en línea desde la comodidad de su casa. Este es un hecho que ha afectado enormemente a las tiendas que no han evolucionado, caso contrario a las que si. Tiendas han logrado adaptarse a este nuevo modelo de comercio y han creado su página web y desarrollado una logística de entrega de acuerdo a su producto, estas últimas son las que han sobrevivido e inclusive aumentado sus ventas.

Clientes perdidos por una tienda son clientes ganados por otra. El comercio sigue activo en todas las áreas, de hecho en algunas ha crecido el porcentaje de ventas, lo que ha ido a la baja son el número de tiendas. Tiendas que han tomado la delantera han acaparado un pedazo grande del mercado y las tiendas que ofrecen innovación en su área también.

¿Qué pasa con las tiendas negadas a adaptarse? Han quedado rezagadas. Algunas han podido sobrevivir gracias a la calidad de su producto y a su reconocida reputación, pero aquellas que carecían de estas cualidades y no ofrecían un plus al mercado han cerrado puertas. En lo personal apoyo estas tiendas rezagadas siempre que tengo la opción, porque se lo trabajadores que son las personas que administran estos negocios y la dedicación depositada en su tienda.